El Correo Gallego – 08/10/2019.- Desde su llegada al cargo, en 2014, ha liderado la digitalización de la gestión y los servicios que se dan desde el colegio, además de aumentar la vigilancia y las acciones en defensa de la profesión, con un importante esfuerzo en comunicación para poner en valor a los ingenieros industriales de Galicia.

El Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia -Icoiig- es una de las pocas entidades elegidas por el Ministerio de Economía y Empresa para liderar en España, y en particular en Galicia, el programa de la Oficina de Transformación Digital -OTD-.

¿Por qué deben ser los ingenieros industriales quienes guíen a la sociedad gallega en este cometido?

Los ingenieros industriales son profesionales preparados para la innovación y la gestión del cambio. A la hora de gestionar proyectos que integren diferentes tecnologías ligadas a la Transformación Digital son los más cualificados, por lo que son capaces de especializarse en cada una de ellas: Inteligencia Artificial, Fabricación Aditiva, Big Data, Cloud Computing, Blockchain, Internet of Things o Realidad Virtual, entre otras.

¿En qué consiste este proyecto y cuáles son las actividades que están realizando desde el colegio?

Por un lado, se realiza una atención personalizada a todas las pymes interesadas en su transformación digital y, por otro, se desarrollan 124 actividades de difusión en las siete principales ciudades gallegas, con el objetivo de acercar las tecnologías a las empresas y que la utilicen para su mejora competitiva.

Dentro de la OTD se encuentra el Blockchain, que ustedes acaban de implantar, siendo pionera en este sentido. ¿Por qué es tan importante y necesario?

Estamos muy orgullosos de esto, pues el Icoiig ha sido el primer colegio profesional en España que implanta la tecnología Blockchain para su procedimiento de visado. Esto permite que, dentro del procedimiento ya automatizado de visado, cuando el visador da el visto bueno al proyecto se cree un hash en la red, que permitirá garantizar al 100 % la autenticidad del documento. Esto puede ser muy importante, por ejemplo, en un conflicto entre partes, ya que el documento original no puede ser modificado.

Centrándonos un poco más en el sector de la ingeniería industrial en Galicia, ¿hay vocación por esta profesión?

Sí que la hay. A fin de cuentas, la profesión de ingeniero industrial es la más generalista y esto te permite tocar muchos campos, liderando proyectos o especializándote en alguno de ellos. Lo que si existe es mucha confusión con los estudios. Para ser ingeniero industrial es necesario hacer el máster habilitante, pero muchos estudiantes se quedan en grado, sin adquirir las competencias necesarias.

¿Y entre las mujeres? Hasta hace poco era una carrera con tendencia quizá más masculina.

Sí, y por desgracia lo sigue siendo. Hay muchas menos mujeres que hombres. Es necesario hacer un mayor esfuerzo para revertir esto, desde la educación Secundaria o incluso antes. Se trata de un problema común de las ingenierías y estamos estudiando como contribuir para fomentar más vocaciones entre el público femenino.

¿Cuáles son las salidas más habituales de los ingenieros industriales en nuestra comunidad?

Poder trabajar en tantos sectores es una de las grandes fortalezas de la profesión de ingeniero industrial. Por ejemplo, hace 15 años muchos compañeros trabajaban en la construcción y pudieron reciclarse, lo que contrasta con otras que no gozan de un cambio tan fácil. Hoy en día, existe mucha demanda de ingenieros eléctricos, relacionados con energía, logística, TIC, transformación digital o de mantenimiento en industrias, entre muchos otros. Con el paso del tiempo, una gran cantidad de compañeros se convierten en gestores de muchas de las principales empresas de Galicia.

¿Cómo ve a la industria en nuestro territorio?

Es realmente preocupante el cierre de algunas industrias y la repercusión que tiene en esa decisión el precio de la energía. Por un lado, resulta relevante que se mantenga en Galicia todo este tejido industrial que ya tenemos pero, sobre todo, es muy importante que este territorio se identifique como atractivo para la implantación de nuevos proyectos y crear un ambiente que favorezca la innovación y el emprendimiento industrial.

¿Y la situación energética?

Estamos en el comienzo de la transición energética y se abre un periodo muy interesante desde el punto de vista de la ingeniería. Más allá de la implantación de proyectos eólicos, de autoconsumo fotovoltaico, de otras renovables o de eficiencia energética, existen grandes retos innovadores sobre almacenamiento, redes inteligentes o energías del mar. Es importante que la comunidad apueste de forma decidida por la innovación en el sector energético.

En cuanto al Icoiig, ¿cuántos colegiados tiene actualmente?

Cuenta con más de 1.500 colegiados en toda Galicia. Esta es una cifra bastante estable y ha subido un poco en los últimos años. El total se encuentra dividido en siete delegaciones, que se corresponden con cada una de las principales ciudades gallegas. Vigo y A Coruña cuentan con 500 colegiados cada una, mientras que los otros 500 restantes se reparten entre las otras cinco.

Una de las funciones del Colegio es visar los proyectos. ¿Cuántos trabajos pasan por esta entidad al año?

Por dar una cifra redonda podemos hablar de unos 4.000, aunque depende de los años y de los ciclos económicos. Ahora mismo, por ejemplo, tiene una subida importante con la construcción de parques eólicos. La labor de visado es importante por cuanto garantiza que un proyecto se ha redactado según la normativa vigente y que su autor es competente para ello, además de que dispone de un seguro de responsabilidad civil asociado.

Por último, uno de los eventos más importantes que organizan es la Noche de la Industria, que este año sumó su cuarta edición. ¿Qué supone este evento para la organización?

Se trata de un evento de carácter anual que reivindica la industria de Galicia y el papel que tenemos los ingenieros industriales en ella. En un ambiente lúdico, sirvió para reconocer las mejores prácticas en el sector y también como punto de encuentro de ingenieros y otros profesionales. Este año, en el Auditorio Abanca de Vigo, predominaron los proyectos innovadores relacionados con la automoción y el 4.0., como Xesol, Norlean o CTAG, pero, al mismo tiempo, se reconocieron empresas de otros sectores como el de la alimentación, con Aceites Abril, o el del granito, con PCM+n.

Oriol Sarmiento, Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Galicia

Compartir en redes sociales