Descargar entrevista de El Mundo Valencia

DANI VICENTE.- El Mundo Castellón.- 3 de noviembre de 2017.- La II Noche de la Industria Valenciana, que se celebrará mañana en el Auditorio y Palacio de Congresos de Castellón, se perfila como una ocasión dorada para someter a examen qué terrenos ha conquistado la ingeniería industrial y, por contra, qué ‘asignaturas pendientes’ debe anotar en su lista de tareas –algunas deben aprobarse sirviéndose del esfuerzo conjunto de todos los profesionales del sector y otras sólo se pueden salvar con la ayuda de las administraciones o de fenómenos complejos, como la recuperación económica–. Para asegurar una correcta exploración del organismo de esta importante profesión (pilar indispensable de la industria cerámica), no hay mejor especialista que el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valenciana (COIICV), Miguel Muñoz. Este órgano autonómico organiza el evento, que reunirá a lo más granado de la sociedad castellonense.

Pregunta.– ¿Qué ofrece a los asistentes la presente edición de la Noche de la Industria Valenciana?

Respuesta.– Se trata de un evento anual, cuyo objetivo es dinamizar nuestra realidad industrial, ponerla en valor, incentivar su aporte productivo y rendir un homenaje a uno de los sectores con mayor peso específico en nuestra economía. Durante el evento se entregan cinco premios en cinco modalidades diferentes, en reconocimiento a trayectorias profesionales, etc. En esta edición, al celebrarse en Castellón, contará con la representación del sector cerámico al completo, a nivel de patronales y grandes empresas. Esperamos contar con la presencia del presidente del Consell, Ximo Puig, y que pueda entregar algunos premios y dirigir unas palabras al sector industrial autonómico.

 

P.– ¿Cómo despide el Colegio de Ingenieros Industriales el 2017 a nivel autonómico? ¿Cifra más colegiados?

R.– En un entorno de estabilidad en el número de colegiados, situado en los 3.600 ingenieros industriales, con quienes el Colegio mantiene una relación constante, en cuanto a los servicios y las comunicaciones que dirige a su colectivo. Respecto de la profesión, estamos constatando problemas de bajas remuneraciones en el caso de los ingenieros más jóvenes, lo que consideramos un error tratándose de un colectivo profesional esencial para atender los retos tecnológicos que nos depara el futuro.

 

P.– Bajo su punto de vista, ¿cuál es la situación que vive a día de hoy la industria cerámica y con qué problemas debe lidiar?

R.– La industria cerámica de Castellón es un referente en profesionalidad e innovación, aporta mucho al conjunto de la economía de la provincia y su empleo. Todas las medidas destinadas a fomentar la innovación, la internacionalización, la financiación y el carácter sostenible de su actividad son bien recibidas por un sector cuya historia es una historia de éxito.

 

P.– ¿Está al tanto del bloqueo de Argelia a la importación cerámica? ¿Qué opinión le merece?

R.– Es una mala noticia, dado que la Comunidad Valenciana y en particular, Castellón, es uno de los exportadores a nivel mundial de cerámica, con lo que un bloqueo supone malas noticias para la economía autonómica. Esperamos que sea sólo una anécdota y se termine superando pronto.

 

P.– El empleo en este clúster crece de forma paulatina. ¿Los ingenieros industriales tienen peso en este sector?

R.– El colectivo de los Ingenieros Industriales es esencial para el sector cerámico, teniendo en cuenta el impulso tecnológico e innovador que ofrece la formación del ingeniero industrial al sector cerámico. Por otro lado, el colegio organiza el congreso Qualicer, una de las citas más relevantes para la cerámica en todo el mundo, donde se muestra la innovación y las tendencias a recorrer por el sector. Tampoco debemos olvidar el papel que juega el laboratorio Sebastián Carpi, de la Demarcación de Castellón, pues su homologación garantiza la calidad del producto en todo el mundo, agilizando las exportaciones.

 

P.– Respecto a la eficiencia energética, ¿Cree que es una asignatura pendiente todavía a día de hoy en la sociedad autonómica? ¿Cuál es la receta para integrarla de forma definitiva en el día a día de cualquier persona y/o empresa?

R.– El sector energético se halla en un momento de profunda transformación. De hecho estamos en un momento de transición energética que nos llevará a abandonar el uso de las energías fósiles en unos 25 años. El camino pasa por las energías renovables, menos emisiones de CO2 para lo que serán necesarias iniciativas legislativas. La eficiencia energética es, junto con la concienciación, dos palancas para fomentar este cambio.

 

P.– ¿Se debe apostar más en la Comunidad Valenciana y en Castellón por la energía renovable?

R.– El sector industrial ha demandado el 25% de toda la energía, protagonizando el 30% del consumo eléctrico y el 62% de consumo de gas natural. Estas reveladoras cifras evidencian la otra cara de la moneda: el compromiso de la Industria con las emisiones de CO2, para frenar los gases contaminantes y los efectos del cambio climático para lo cual, la promoción y uso de las renovables son, junto con la eficiencia energética, una asignatura pendiente.

 

P.– ¿Cómo evoluciona el papel de la mujer en el campo de la Ingeniería Industrial?

R.– Durante los últimos años, hemos constatado con preocupación cómo el porcentaje de mujeres que cursan ingeniería industrial se ha visto reducido en un 5%, realidad que desde el Colegio estamos superando con campañas y otras iniciativas llamadas a estimular la presencia de la mujer en esta profesión.

 

P.– ¿Qué opina al respecto de la ubicación de la estación intermodal en el entorno del puerto?

R.– Tendrá una importancia enorme, no solo para el puerto sino para todo el entorno, y tendrá una gran ventaja para los exportadores de azulejos, con lo que se dinamizará la economía y la industria azulejera de Castellón.

 

P.– ¿Encaran los ingenieros industriales algún tipo de intrusismo? ¿Por parte de quién?

R.– El intrusismo es una constante en nuestra profesión, que es una profesión generalista. Especialmente en tiempos de crisis, como los que hemos atravesado, donde hemos visto ejemplos de otros profesionales de ingenierías superiores que han ocupado competencias tradicionalmente desarrolladas por ingenieros industriales, como el sector energético, etc.

 

P.– ¿Qué reivindicaciones tienen ante las administraciones públicas?

R.– Las Administraciones, en ocasiones y por temas de jubilaciones que se tienen que cubrir, presentan dificultades para desarrollar sus funciones de manera adecuada, por la ausencia de técnicos competentes. Esto impide nuevas actuaciones por falta de profesionales. Nuestro colectivo le pide a las Administraciones mecanismos de colaboración con otros colegios profesionales. Existen ejemplos que han funcionado bien, como los derivados de las actuaciones consensuadas con Elena Cebrián, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

 

P.– ¿Los ingenieros industriales quedaron muy afectados por la crisis? ¿Les afectó el crack del ladrillo? ¿Cómo se han ido recuperando?

R.– La crisis afectó a todos, en mayor o menor medida, y también a los ingenieros industriales pues, a pesar de que el ladrillo no ha sido una actividad principal para este colectivo, sí existían vinculaciones y apoyo como industria secundaria a productos o servicios que utilizaba el sector inmobiliario, facilitados desde la ingeniería industrial. La recuperación no ha sido muy costosa, al no tratarse del nicho profesional natural de los ingenieros industriales.