Fernando Valdés, subsecretario de Industria, Comercio y Turismo, protagoniza el 26º Almuerzo de la Ingeniería Industrial de la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid, AIIM.

Madrid, 7 de noviembre de 2018. Francisco Cal, presidente de AIIM; César Franco, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, y José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España, entre otros destacados representantes del mundo industrial y académico, han participado en una nueva edición de los encuentros organizados por la AIIM.

En esta ocasión, el invitado ha sido el subsecretario de Industria, Comercio y Turismo, quien ha analizado el escenario que crea la transformación digital, especialmente en los ámbitos de la industria, el comercio y el turismo, que generan más del 30 % de la riqueza de nuestro país.

En opinión de Valdés, la transformación digital de la economía es una de las principales palancas de crecimiento, que incide ya en los procesos y en los ciudadanos, y que va a cambiar la forma en la que nos relacionamos.

Una de las características más relevantes de esta transformación es que genera cambios muy acelerados, disruptivos, con una velocidad desconocida hasta ahora, y que afectan a la economía española en todos los sectores, tanto a las grandes empresas como a las pequeñas, medianas y las que se han internacionalizado. Por ello, destaca, es necesario que asumamos el reto a corto plazo.

Pero la transformación digital no sólo afecta a la industria manufacturera o a las empresas. En palabras del subsecretario, también cambia la experiencia del usuario y la forma de relacionarse con sus proveedores.

Nos encontramos ante una nueva revolución industrial, que representa un desafío para la economía, y también una enorme oportunidad, porque favorece el modelo de crecimiento y permite promover nuevos modelos de negocio, ha apuntado Valdés.

Los retos

En paralelo con esta nueva revolución industrial debe reconocerse la baja productividad de la economía española, la elevada deuda pública y la escasa inversión en I+D. A esta realidad se suma la desigual distribución de la riqueza y el reto demográfico, que provoca tensiones intergeneracionales y afecta a la cohesión interterritorial.

Para el subsecretario de Industria, hacer frente a este escenario requiere asumir cuatro retos fundamentales en el proceso de digitalización.

En primer lugar, es necesario un cambio cultural empresarial, que alcance a los cuadros directivos, ya que se hace necesaria una toma de acción por parte de las empresas, y con carácter de urgencia. Este proceso no es un gasto, es una inversión, necesario en todos los tamaños de empresa.

El segundo reto es la adaptación de los planes de formación, ya que cada vez se hace más evidente que los más jóvenes trabajarán en áreas que aún no se conocen, con una clara característica de multidisciplinaridad.

En tercer lugar, es imprescindible la colaboración, ya que esta transformación no pueden asumirla sólo las empresas o las administraciones públicas. Es necesario crear ecosistemas y entornos colaborativos, con una perspectiva de innovación a corto y medio plazo.

Pero todos estos retos deben asumirse, en opinión de Fernando Valdés, sin dejar fuera a nadie, ni pequeñas empresas ni usuarios, y ese es el cuarto reto al que debemos hacer frente.

La estrategia

El subsecretario ha expuesto, a grandes rasgos, la estrategia prevista por su Ministerio en las tres áreas para afrontar el proceso de digitalización ante el que nos encontramos.

En relación a la industria, está previsto intensificar la Industria Conectada 4.0, incrementando la participación industrial, lo que permitirá crear y mejorar el empleo. Para ello, es necesario situar a la empresa en el centro, y promover soluciones tecnológicas de ámbito nacional. Están previstas futuras acciones de comunicación para la presentación de estas iniciativas.

En cuanto al comercio, Valdés ha anunciado la presentación del Plan de Competitividad del Comercio Minorista. Con respecto al turismo, el proceso de transformación viene marcado por el nuevo perfil del turista, que además de estar habituado a las tecnologías digitales está más comprometido con la ética. En este sentido, entiendo el subsecretario que será necesario desarrollar destinos inteligentes y nuevos procesos, avanzando hacia un modelo turístico de futuro.

Fernando Valdés ha finalizado su intervención afirmando que la digitalización aportará un nuevo modelo de crecimiento, lo que requerirá fomentar también un nuevo talento 4.0.

En su opinión, no hay opción a la digitalización, porque mañana será muy tarde.


 

Sobre el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM)

El COIIM es una corporación de derecho público que representa a cerca de 10.000  ingenieros industriales de Madrid, Ávila, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Salamanca, Segovia, Soria, Toledo, Valladolid y Zamora y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Inició su andadura en 1950 con el objetivo de facilitar el progreso continuo de la profesión en relación con las necesidades de la ingeniería industrial, en particular, y de las empresas y la sociedad, en general, velando por las buenas prácticas y el cumplimiento de la deontología en el ejercicio de la profesión de Ingeniero Industrial.

 

Sobre la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid (AIIM)

La AIIM es una entidad con plena personalidad jurídica de derecho privado que agrupa a los Ingenieros Industriales de Madrid, Ávila, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Salamanca, Segovia, Soria, Toledo, Valladolid y Zamora y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Cuyo fin es el fomento del progreso de la Ingeniería Industrial poniéndola al servicio de la Sociedad.

Compartir en redes sociales