Los ingenieros recomiendan ambientes silenciosos porque gritar o cantar genera hasta 50 veces más aerosoles que cuando respiramos

7 Dic 2020 – La Razón
La Comisión de Ventilación y Climatización de Locales del Consejo General de Ingenieros Industriales ha elaborado un decálogo de medidas para evitar los contagios en espacios cerrados. “Como reflejan los informes del Ministerio de sanidad y del Ministerio de Ciencia, está reconocido oficialmente que la transmisión dominante del SARS-CoV-2 se produce por el aire en forma de aerosoles, por lo que reconocer que la transmisión dominante por aerosoles frente a las gotículas está suponiendo un cambio sustancial sobre cómo protegernos de la Covid-19. Una persona contagiosa emite unas 1.000 veces más aerosoles que gotículas. Las gotículas caen rápido y los aerosoles quedan en el aire esperando ser inhalados”, aseguran. En un comunicado, la comisión señala que en espacios interiores compartidos, los aerosoles exhalados tienden a dispersarse y a acumularse por toda la sala cuando no está bien ventilada, manteniéndose suspendidos en el aire durante horas con virus activo, por lo que es imprescindible reducir al máximo la permanencia en espacios interiores compartidos, evitando cualquier actividad que no sea esencial”. Los miembros de la Comisión afirman que el trío distancia-mascarilla-higiene sigue siendo válido, pero hay que redefinirlo para proteger los aerosoles. ¿Qué hay que hacer para que los espacios interiores se parezcan lo máximo posible a los espacios exteriores? Los miembros de la comisión del Consejo ofrecen este decálogo, partiendo de que hay que reducir la presencia en cualquier espacio interior compartido y evitar mezclarse con otros grupos estables de convivencia:

  • Ventilar adecuadamente: es muy eficaz para reducir el riesgo.
  • Usar un medidor de CO2: permite conocer la eficacia de la ventilación. A 800 ppm, el 1% del aire que respiramos ya ha sido exhalado por otra persona. La normativa pre-Covid establece no superar unos 900 o 1.000 ppm en interiores. Con una ventilación deficiente es fácil superar los 2.000 a 4.000 ppm. Los valores normales en la calle son unos 400 ppm. El objetivo para Covid es ventilar al máximo para acercarnos al valor de 400 ppm.
  • Filtrar ayuda: la filtración con equipos de ventilación mecánica puede reducir parcialmente los aerosoles, pero la eficacia es reducida si los filtros son viejos. Conviene sustituir los filtros e instalar unos de mayor filtrado. Una opción muy eficaz son los filtros HEPA portátiles. Hay que tener en cuenta no obstante que filtrar no sustituye la necesidad de ventilar.
  • Temperatura: el virus pervive mejor con temperaturas bajas. A temperaturas de en torno a 21-26 grados C el 90% del virus se inactiva en tres a dos horas.
  • Humedad relativa: el virus sobrevive mejor con baja y alta humedad relativa. Es eficaz mantenerla entre 40-60%. En invierno la humedad relativa de los espacios interiores suele estar en el 30%.
  • Ambientes silenciosos: los ambientes con mucha música o ruido obligan a elevar la voz. Cuando hablamos generamos 10 veces más aerosoles que en silencio. Por eso para hablar la mascarilla es obligatoria. “Debemos intentar hablar en voz baja ya que gritar o cantar genera hasta 50 veces más aerosoles que cuando respiramos”.
  • Actividad física: incrementa la respiración y emitimos más aerosoles que en posición estática.
  • Permanencia: el riesgo de contagio aumenta conforme se permanece más tiempo en locales interiores compartidos. Lo recomendable es no permanecer más de 30 minutos en un local cerrado.
  • Medidas específicas: usar sensores y cámaras para detectar el uso de mascarillas, por ejemplo.
  • Distancia-mascarilla-higiene: estas medidas son fundamentales contra el virus. Cuanto más se usen en espacios interiores, mejor.
Compartir en redes sociales