Descargar Carta

No es esta la primera vez que nos dirigimos a un medio de comunicación para exponerle el asunto que a continuación explicaré, reiteración que se debe al caso omiso que los redactores de los medios y Directores hacen a nuestra petición.

Es por ello, que como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales (CGCOII), quiero, en nombre de la Junta de Decanos a la que represento y de todos los ingenieros industriales de España manifestar que somos una profesión diferente a los ingenieros técnicos industriales, que en la actualidad se hacen llamar “Graduados en ingeniería de la rama industrial e ingenieros técnicos industriales”, denominación por otra parte declarada ilegal por los tribunales.

Nosotros, los ingenieros industriales estudiamos, anteriormente una carrera de nivel licenciatura, y actualmente un Grado más el Máster en Ingeniería Industrial. Y sin este máster, no se es ingeniero industrial. Sin el Máster no se tienen los conocimientos y las atribuciones que la ley confiere a un ingeniero industrial. No se pueden firmar los proyectos que puede firmar un ingeniero industrial.

Los ingenieros técnicos industriales estudiaron antes de Bolonia una carrera equivalente a una diplomatura, y actualmente un Grado.

Queda así claro, tanto por el número de años de estudio como por el contenido académico y por la definición establecida por la Ley,  que somos profesiones distintas. Cada una con su Presidente, su Consejo y sus Colegios y Decanos. Y por supuesto, sus representados, en nuestro caso, los Ingenieros Industriales.

Cierto es que en ocasiones el colectivo de los ingenieros técnicos industriales fomenta esta confusión, pero si los medios de comunicación no son rigurosos en sus publicaciones, este error se traspasa a la sociedad, y va calando como lluvia fina que provoca que poco a poco se dé por sentado que un ingeniero técnico industrial es un ingeniero industrial.

También somos conocedores de que los periodistas, en su necesidad de adaptarse al espacio que la publicación les permite, acortan las denominaciones, siendo en este caso siempre el término a eliminar el de “técnico”. Nadie confunde a los arquitectos con los arquitectos técnicos. Este acortamiento provoca que modifiquen ustedes el sujeto de la noticia, procediendo a informar erróneamente sobre un colectivo diferente, con unas atribuciones profesionales diferentes.

Por todo lo expuesto le agradezco que tengan en cuenta esta diferencia para futuras ocasiones, y así lo haga saber a sus redactores.

Un cordial saludo,

Miguel Iriberri Vega, Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales

Compartir en redes sociales