El Diario de Mallorca.- 31 de octubre de 2022  Entrevista a Cesar Franco, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales

Sr. Franco, ¿es la primera vez que la Junta General de Decanos se reúne en Mallorca?

No, si bien es cierto que hace más de diez años que no nos reuníamos de manera oficial en Baleares. La ingeniería industrial puede proporcionar soluciones a muchos de los retos que presenta la transformación económica y ecológica en las islas, en áreas como medio ambiente, agua, energía, logística o gestión de residuos. Y, en este marco, celebramos hace un par de semanas la reunión de la Federación de Asociaciones de Ingeniería de la Macaronesia en Las Palmas, y estos días nuestra Junta de Decanos en Palma de Mallorca en la que hemos estado visitando la central de hidrógeno de Lloseta.

¿Cuántos ingenieros industriales hay en estos momentos en España?

En estos momentos hay cerca de 140.000 ingenieros industriales en España, convirtiéndola en la principal de todas las disciplinas de la ingeniería por número de profesionales.

¿Cómo es su relación con el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Baleares?

Es muy fluida, tanto a nivel institucional como personal. Además de una estrecha colaboración en áreas como la defensa de la profesión o el fomento de la colegiación, el actual decano de Baleares es vicepresidente del Consejo, liderando actividades en las áreas tecnológicas y de jóvenes

¿Hacia donde se orienta su profesión en un futuro próximo?

La ingeniería industrial es una profesión en continua evolución en línea con los cambios de nuestra sociedad y nuestros modelos productivos, en una doble vertiente de transformación, digital y ecológica. Es por este motivo que, la ingeniería en general – y la industrial en particular – cuenta con un paro del 2%.

Basta con pensar en los grandes retos que tenemos como continente tanto desde la perspectiva de la descarbonización – vehículo eléctrico y conectado, autoconsumo, hidrógeno, economía circular – o de la digitalización de nuestras empresas, para ver muchos de los trabajos a los que se dedicarán nuestros profesionales en los próximos años.

¿Se está produciendo un acercamiento de las mujeres hacia profesiones STEM como es el caso de la ingeniería?

Por desgracia no es así.

Nuestra economía debe asegurarse el acceso como mínimo a 200.000 nuevos ingenieros e ingenieras – de todas las disciplinas – en los próximos 10 años y, sin embargo, las matriculaciones en las carreras de ingeniería están disminuyendo en muchas de nuestras universidades. En el caso de las mujeres, a pesar del gran esfuerzo que estamos desarrollando todas las instituciones desde hace varios años, se mantiene en un entorno del 20%. Esto significa por una parte pérdida de talento, y por otra, una enorme falta en nuestras empresas para contratar los perfiles adecuados para el desarrollo de los distintos proyectos.

¿Creo que es posible el cambio real de combustibles fósiles a energías renovables? ¿En que plazo estima que podría ser una realidad?

No sólo es posible, sino que además es necesario. El problema principal que tenemos en estos momentos es de plazos. Los objetivos de la Unión Europea, dentro del programa Fit for 55 (reducción de un 55% de las emisiones en el año 2030), marca unos plazos muy agresivos que, en el contexto de la actual crisis energética, será necesario evaluar para poder conseguir su cumplimiento.

En este sentido, es importante apostar por todas las tecnologías no contaminantes, tanto la eólica o la fotovoltaica, como por el desarrollo de otras fuentes y vectores energéticos como el hidrógeno o los biocombustibles.

¿Cuál es su opinión sobre los fondos Next Generation y sobre como se están gestionando?

Los son una oportunidad única para cambiar nuestra economía y nuestro modelo productivo

Iniciativas como la del Vehículo Eléctrico y conectado, energías renovables, economía circular, chips, ciclo del agua, o salud de vanguardia por citar sólo algunos, deben tener a la ingeniería – en todas sus disciplinas pero principalmente la industrial – como motor del cambio.

Sin embargo, necesitamos asegurar que los fondos llegan con mayor rapidez a las empresas para asegurar el efecto transformador de las inversiones.

Compartir en redes sociales