La digitalización de nuestras vidas no es más que la punta de un colosal iceberg. Tras las tecnologías que día a día usamos para acciones tan cotidianas como llamar a nuestros seres queridos o consultar un periódico en Internet, se esconde algo mucho más grande, global y disruptivo: la Cuarta Revolución Industrial.

El origen de este concepto nace a principios de la década de 2010 al amparo del sector automovilístico y del Gobierno de Alemania. En la Feria de Hannover de 2011, uno de los encuentros industriales más importantes del mundo, fue presentada la Estrategia de Alta Tecnología del ejecutivo alemán, en la que se describía una producción industrial cuyos productos y máquinas están interconectados entre sí digitalmente. Este informe recogía por primera vez el concepto de Industria 4.0 para denominar al conjunto de acciones dirigidas a lograr la denominada fábrica inteligente.

En 2014, la Unión Europea lanzó el plan Horizonte 2020 para promover el desarrollo de la Investigación, la Ciencia y la Industria. Como objetivo a medio plazo, desde Europa se estableció que en el año 2020 el PIB proveniente del sector industrial debía ser de, al menos, el 20%.

Para este fin, el Gobierno de España elaboró el pasado año la iniciativa ‘Industria Conectada 4.0’, la cual se circunscribe en la Agenda para el Fortalecimiento del Sector Industrial en España, estando también asociada a la Agenda Digital para España.
Este plan recoge distintas líneas estratégicas y diferentes áreas de acción, englobadas en cuatro fases principales: garantizar el conocimiento y desarrollo de competencias de Industria 4.0, fomentar la colaboración multidisciplinar, impulsar el desarrollo de una oferta de habilitadores y, por último, promover la puesta en marcha de la Industria 4.0.

LAS REVOLUCIONES INDUSTRIALES

Parece indiscutible que desde la entrada del siglo XXI venimos asistiendo a un cambio global, basado en los procesos digitales. Ahora, en el año 2016, son muchos los académicos y expertos que no dudan en afirmar que nos encontramos en los albores de la Cuarta Revolución Industrial.

 

CONTINUA LEYENDO….