Espejo Público ha utilizado un medidor de CO2 que determina la pureza del aire que respiramos. En el plató del programa la medición establece que hay un valor de 472 de concentración de cO2. Eso sería un aire excelente, no contaminado. A partir de la concentración de 800 el aire es de peor calidad y recomiendan ventilar y si pasamos de 1.200 esa concentración es muy deficiente. Se trata de una aire altamente contaminado que puede propiciar por ejemplo el contagio de coronavirus.

César Franco, vicepresidente del Consejo General de Ingenieros Industriales y experto en calidad del aire, ha medido la calidad que encontramos en lugares como el metro. En el vestíbulo del metro el nivel de aire es muy bueno pero según se va perdiendo la ventilación natural sube la concentración. En un andén hay un determinado nivel de ventilación y el medidor dice que no es obligatorio pero sí sería aconsejable ventilar. Si subimos al vagón la concentración sube exponencialmente. Advierte el experto que aunque la mascarilla deje de ser obligatoria dentro del vagón del metro él recomienda usarla.

Compartir en redes sociales