Descargar Tribuna

Las Provincias.- 2 de junio de 2018 – La recién aprobada Ley de Modernización y Gestión de las Áreas Industriales, viene a ser una regulación que da respuesta a una reivindicación que, como colectivo profesional de Ingenieras/os Superiores Industriales, hemos expresado anualmente a través del Observatorio Industrial de la Comunitat Valenciana, siendo, por tanto, una más que una buena noticia. Los polígonos industriales, hasta ahora y muchos de ellos, se han encontrado abandonados o gestionados de espaldas a las necesidades que les son propias, tanto desde aspectos de sostenibilidad como de integración en el entramado de nuestros pueblos, ciudades y comarcas, puesto que la gestión y control de estos, bajo el paraguas de las entidades locales, venía a dejar de lado las necesidades sociales, laborales, medioambientales y de seguridad industrial que les eran perentorios.

El Observatorio Industrial del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales al que represento, así lo ha venido reflejando en sus diferentes ediciones, a modo de termómetro de la situación industrial. A lo largo de los últimos cinco años, hemos ido tomando el pulso a través de estos observatorios a las necesidades subyacentes de nuestra profesión, nuestra sociedad, nuestro tejido empresarial y nuestra economía, como evaluador de las políticas públicas en la materia.

A través del Observatorio el colectivo de profesionales Ingenieras/os Superiores Industriales expresamos nuestro sentir y, a la vista de esta nueva Ley, no me cabe la menor duda de que, si se implementa adecuadamente, cambiará la reiterada percepción negativa de las políticas públicas en materia industrial, hacia otra más positiva.

Es por esto que, desde esta tribuna, aprovecho para felicitar a la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, a su equipo de gestión y a nuestros políticos, por la aprobación de la Ley, a pesar de alguna de las enmiendas presentadas, basadas más en aspectos legales que de necesidad e idoneidad.

Esta Ley nos muestra que somos capaces de aprovechar los nuevos vientos y las nuevas circunstancias geopolíticas y económicas de nuestro entorno para sacar el mejor rendimiento de una coyuntura empresarial de la Comunitat respecto a distintos factores clave de competitividad, tanto estructurales de las empresas como referidos a factores exógenos, pero que influyen de forma determinante en las mismas. Hemos vivido una época en la que el entorno económico y el desarrollo tecnológico y comercial de las empresas de nuestra comunidad ha sido favorable, contrastando la valoración positiva que de ello se hacía por parte de nuestro colectivo, con la nota de las políticas públicas en materia fiscal, industrial, laboral y económica, y de organismos de apoyo a la industria, que han venido siendo suspendidas, mayoritariamente, desde el primer Observatorio presentado el 15 de abril del 2014.

La buena noticia de esta Ley es que permitirá una profesionalización de la gestión de nuestros polígonos industriales, a través de actuaciones cercanas, reales y ágiles llevadas a cabo por entidades de gestión y modernización, de creación voluntaria y por mayoría, que podrán actuar como colaboradores de la administración local, pero que deberán ser autorizadas por la propia administración. Para ello, dada nuestra formación inter y multidisciplinar y nuestras atribuciones profesionales, las/os Ingenieras/os Superiores Industriales nos ofrecemos para sacar el máximo partido a la nueva situación.

Además, las actuaciones derivadas de esta Ley podrán permitir la integración en el entramado urbano de las áreas industriales, puesto que estas también son merecedoras de inversiones en infraestructuras, redes de comunicación y servicios que las hagan atractivas a empresas e inversores, no sólo desde un aspecto empresarial de crecimiento económico de nuestras áreas industriales y empresariales, sino también y consecuentemente desde un aspecto social, de seguridad industrial, medioambiental y laboral. Ley que debe permitir gestionar, profesionalmente, los aspectos indicados de gestión urbana y de servicios, y además aspectos de infraestructuras energéticas y seguridad industrial como estrategia de calidad y de incentivo empresarial y social para los empresarios, algo en lo que la Conselleria está apostando y que por tanto es necesario reconocer y resaltar.

Además, esta Ley nos posiciona a la vanguardia nacional, siendo ejemplo de otras Comunidades Autónomas, como la de Castilla-La Mancha, que tras la celebración del I Congreso de Zonas Industriales celebrado en Albacete el pasado 28 de noviembre del 2017, vino a concluir en la necesidad de impulsar una ley que regule el mantenimiento y gestión de las áreas industriales de su región, tomando como ejemplo la Ley de la Comunitat Valenciana. Pero no nos podemos quedar ahí, debemos continuar trabajando para consensuar, aprobar e implementar Planes Estratégicos de la Industria, como motor de progreso y de empleo estable y de calidad, con herramientas que agilicen trámites administrativos que tanto lastran nuestra competitividad.

Y entre estos, resaltar la necesidad del diseño de una futura Ley de Seguridad Industrial que nos permita no sólo ser referencia, sino participar y colaborar a todos los agentes involucrados en la seguridad industrial junto a la administración, para alcanzar objetivos técnicos que garanticen la seguridad y salud de los administrados.

Y ahí es donde siempre nos encontrarán, como colectivo y Colegio Profesional, al servicio de la Conselleria y de todos los partidos políticos, para trabajar, colaborar y participar de una estrategia global y de largo alcance que redunde en el beneficio de nuestra sociedad, puesto que la industrialización y la transformación digital ya no es una prioridad, es una obligación que debemos tener todos presentes.

Espero y deseo, en nombre de la Junta y de todos nuestras/os colegiadas/os, a los que represento, que nuestro ofrecimiento aporte a nuestra sociedad el valor profesional de las/os Ingenieras/os Superiores Industriales.

Salvador Puigdengolas, Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valenciana