Diario de Burgos.- 30 de noviembre de 2016.- Dos procuradores de la comunidad autónoma de Castilla y León del Grupo de Ciudadanos han presentado a las Cortes castellanoleonesas una pregunta dirigida a la Consejería de Economía requiriendo información sobre los criterios para cubrir los puestos de jefes territoriales de la referida Consejería en nuestra región. Los citados procuradores han cuestionado la preparación de aquellos, mencionando ejemplos de desconocimiento profesional que pueden ser sonrojantes para personas relacionadas y conocedoras del sector energético-industrial. Tales carencias profesionales quedaron al parecer patentes en alguna ocasión en reuniones en el Ministerio del ramo. En el escrito presentado a las Cortes se alega que «algunos de los jefes territoriales no tienen relación con el área, ya que ni siquiera son ingenieros industriales o de minas».

El Colegio de Ingenieros Industriales de Burgos y Palencia, agente importante- por razón de su esencia de institución pública- en el ámbito que nos ocupa, cree necesario valorar la situación descrita y realizar sobre ella las siguientes reflexiones :
a) El Colegio agradece, en nombre de sus colegiados, la preocupación de los procuradores de Ciudadanos, que pone de manifiesto la marginación, desde diversas áreas de la Administración Pública, de una profesión que ha contado siempre con un gran prestigio, pero que últimamente está sometida a ataques competenciales furibundos para los que es difícil encontrar explicación razonable.
b) La problemática anteriormente descrita tiene su origen y fundamento en la legislatura que en Castilla y León presidió Aznar. En ella se pasó a designar a los jefes territoriales (en realidad anteriormente se llamaban delegados territoriales) mediante libre designación. Esta libre elección muy « libremente» ejercida trajo consigo que aparecieran como jefes de servicio funcionarios con titulaciones tales como abogados, economistas o peritos mercantiles, por poner ejemplos reales, cuya relación con las áreas de Industria y Energía no pasaba de nominal.
c) La dependencia que establece el tipo de nombramiento de los jefes territoriales, respecto a la autoridad en cuya mano está la designación, posiblemente ha facilitado en gran medida la problemática surgida en autorizaciones de campos eólicos y fotovoltaicos, que ha terminado en comisiones de investigación y en ceses funcionariales.
d) La legislación correspondiente a las áreas de Energía e Industria es técnicamente compleja y con mayor dificultad de comprensión, en muchos aspectos, para quien no tiene una preparación específica en ellas; lo que se traduce en una posible falta de profesionalidad en la aplicación y utilización de la misma, funciones que corresponden evidentemente a un Jefe de Servicio.
Consideramos que la seguridad industrial y la de los ciudadanos merecen un poco de consideración y respeto, por lo cual se debería exigir titulación ad hoc para estos puestos.
Francisco Javier Cobo Valeri es decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Burgos y Palencia