Premio Talgo a la Innovación Tecnológica

La Fundación TALGO ha lanzado la convocatoria de la “XVI edición del Premio Talgo a la Innovación Tecnológica”. Con este Premio, la Fundación pretende aportar al mundo científico español un estímulo económico, dirigido a los investigadores y estudiosos de alguna de...
Ver la noticia

125 BECAS DE LA FUNDACIÓN SEPI – TELEFÓNICA 2017

El Programa tiene como finalidad facilitar a jóvenes titulados universitarios, así como a estudiantes de ingeniería superior o de máster pendientes, únicamente, de la presentación o aprobación del proyecto de fin de carrera, períodos de formación practica, como...
Ver la noticia

Nuestro decano Alfredo Arias se reúne con la Presidenta del Gobierno de Baleares

Ayer 31 de mayo, Alfredo Arias, Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Baleares, mantuvo una reunión con la Presidenta del Gobierno Balear Dña. Francina Armengol, para discutir sobre la necesaria regulación de los alquileres de turismo vacacional....
Ver la noticia

1st International Forum on Professional Engineering

El próximo 26 de mayo tendrá lugar el 1st International Forum on Profesional Engineering en Barcelona, el primer Foro internacional de la Certificación Profesional de los ingenieros, con la participación de Katy Turff, Head of profesional Standards del Engineering...
Ver la noticia
Procedimiento de reconocimiento de los ingenieros industriales españoles en Portugal

Procedimiento de reconocimiento de los ingenieros industriales españoles en Portugal

 

Desde el día 1 de marzo de 2017, ya está operativo el procedimiento de reconocimiento mutuo entre los ingenieros industriales españoles pertenecientes al CGCOII y los portugueses pertenecientes a la Orden Dos Engenheiros.

El objetivo de dicho acuerdo es agilizar y garantizar el proceso de reconocimiento de los títulos profesionales de Ingenieros Industriales inscritos en el CGCOII y de los Ingenieros inscritos en la Ordem dos Engenheiros, de manera que puedan ejercer la profesión en los respectivos páises.

Para ejercer la profesión de ingeniero en Portugal en las ramas de Mecánica, Electrotécnica y Química y biológica, es necesario pertenecer a la OE, la cuál ha asumido el compromiso formal de admitir como miembros y otorgar el título de Ingeniero, en una de las especialidades antes señaladas, a los solicitantes que sean miembros de pleno derecho del CGCOII. Igualmente los ingenieros portugueses verán agilizado el procedimiento de reconocimiento de su título en España.


 

PROTOCOLO 26 de noviembre de 2017

PROTOCOLO ADICIONAL 26 de enero de 2017

FORMULARIO DE SOLICITUD PARA ESPAÑOLES

FORMULARIO DE SOLICITUD PARA PORTUGUESES


 


Ingenieros españoles y neerlandeses eliminan barreras

  • Se trata de un convenio de reconocimiento mutuo, que reducirá barreras
  • Reconoce a los buenos profesionales que siguen su formación a lo largo de su carrera profesional

 

19 de septiembre 2017 – AIPE (Asociación de Ingenieros Profesionales de España), asociación a la que pertenece el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales, y KIVI (Koninklijk Instituut Van Ingenieurs, Real Instituto de Ingenieros de los Países Bajos) firmaron el 13 de septiembre un convenio de reconocimiento mutuo, lo que facilitará la internacionalización de los ingenieros certificados por AIPE como professional engineer.

La certificación profesional por competencias que propugnan tanto AIPE, como KIVI, pretende fundamentalmente “distinguir a los buenos profesionales, aquellos que adquieren y mejoran sus competencias a lo largo de su vida profesional mediante la experiencia y la formación permanente”, según palabras de Miguel Iriberri Vega, presidente de AIPE y del CGCOII.

El convenio ha sido firmado por Miguel Iriberri Vega, presidente de AIPE y por Micaela Vera Isaura Marianne dos Ramos, CEO de KIVI y ha contado con la presencia de Matthijs van Bonzel, Embajador en España de los Países Bajos. Este acuerdo sirve para reducir las barreras entre ingenieros y ejercer la profesión de ingeniero entre sus respectivos países, mantener las normas para la profesión de ingeniero, apoyar la movilidad y el reconocimiento de los ingenieros profesionales y fomentar el intercambio de conocimientos entre las comunidades de ingenieros de España y los Países Bajos.

El alcance de este Acuerdo de Reconocimiento Mutuo es regular que los ingenieros profesionales registrados por una de las Asociaciones sean automáticamente reconocidos y registrados a nivel igual por la otra.

002

Micaela dos Ramos ha manifestado la importancia de los ingenieros en Europa: “somos claves para una sociedad moderna”. Así mismo ha destacado la importancia para los Países Bajos de este convenio, que espera que sea el principio de una estrecha colaboración para el futuro.

Miguel Iriberri, por su parte, destacó que se trata de “un acuerdo de confianza mutua que permite el reconocimiento entre profesionales y ayuda a romper barreras”. Este sistema de certificación por competencias y entre pares es el “más habitual en otros países”. Destacó que este tipo de convenios son posibles gracias a que “los ingenieros hablamos un idioma común basado en la ciencia, la técnica y la aplicabilidad”.

En la firma del acuerdo también intervino el embajador de Países Bajos en España, que alabó este acuerdo como un trabajo “sobre las fronteras”. Indicó que en “Europa hay muchas diferencias y pocos mecanismos para ponernos de acuerdo” y que este tipo de actos “construyen Europa”. También destacó que el trabajo de los ingenieros “merece el respeto y reconocimiento de la sociedad” y que es necesaria la publicidad del trabajo que realizan.

003

KIVI representa a un grupo de más de 20.000 ingenieros cualificados de diversas disciplinas y en distintos niveles profesionales.

AIPE es un colectivo de profesionales de la ingeniería que forman un Organismo de Certificación de Personas para la figura de Ingeniero Profesional. AIPE está formado por 6 colegios de ingeniería: Agrónomos, ICAI, Industriales, Minas, Montes y Navales.

FIRMADO CONVENIO ENTRE LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA RIOJA (UNIR) Y LOS INGENIEROS INDUSTRIALES

  • Los ingenieros industriales colegiados disfrutan de unas condiciones económicas ventajosas en aquellos estudios ofertados desde UNIR.
  • UNIR imparte su formación online, con clases en directo.

 

Madrid, a 11 de septiembre de 2017.- Con la apertura del nuevo curso, el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales (CGCOII) ha firmado un acuerdo de colaboración con la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) según el cual UNIR aplicará a todos los ingenieros industriales que estén colegiados, así como a sus cónyuges y familiares en primer grado que se acrediten como tal, interesantes descuentos en sus grados, máster y postgrados.

La Universidad Internacional de la Rioja oferta más de 120 titulaciones en la modalidad online para las distintas áreas de conocimiento, entre las que se encuentran  Artes y Humanidades, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y del Trabajo, Derecho, Diseño, Economía y Empresa, Educación, Ingeniería y Tecnología, Marketing y Comunicación, Idiomas, etc. Se pueden consultar los estudios en www.unir.net

UNIR ofrece un modelo de enseñanza online basado en clases online en directo o diferido, según la disponibilidad del alumno, tutor personal y evaluación continua con un examen final presencial y obligatorio.

Con este acuerdo, el CGCOII facilita a sus colegiados el acceso a una formación universitaria complementaria.

MÁS INFORMACIÓN Y CONDICIONES 

España vuelve a apostar por las energías renovables, por Oriol Sarmiento – Mundiario

Mundiario, 3 de septiembre de 2017.- El Gobierno celebra dos subastas en las que adjudica 8.037 MW, repartidos principalmente en proyectos de fotovoltaica y eólica. Los proyectos se llevarán a cabo sin necesidad de primas y deberán entrar en funcionamiento antes del año 2020.

Los pasados meses de mayo y julio se han celebrado en España dos subastas para introducir nuevas energías renovables en el sistema eléctrico. El Gobierno quiere de esta manera reducir la dependencia energética y avanzar en el cumplimiento de los objetivos establecidos por la UE para 2020, alcanzar con renovables el 20% del consumo de energía final.

Según datos de Eurostat en 2015 España alcanzó el 16,2%. Eso hace necesario un importante esfuerzo de cara a 2020. El sector ha estado paralizado tras la reforma energética iniciada por el Gobierno en 2012. Entonces se suprimieron las primas a las renovables, incluso con efecto retroactivo, lo que provocó un récord de arbitrajes internacionales contra España, aún por resolver.

En 2016 el Gobierno celebró una primera subasta en la que adjudicó  700 MW repartidos en 500 MW de eólica y 200 MW de biomasa. Los adjudicatarios, al igual que han hecho en las de este año, ofertaron el máximo descuento posible. Eso supone que los proyectos se llevan a cabo sin necesidad de primas adicionales al mercado.

La primera subasta de 2017 se celebró el 17 de mayo. De los 3.000 MW adjudicados, 2.979 MW lo fueron a instalaciones eólicas bajo el criterio de ser la tecnología que más energía produce por unidad de potencia instalada. Los 21 MW restantes fueron adjudicados a otras tecnologías.

En la segunda subasta, celebrada el 26 de julio, y ante la enorme demanda, se aplicó una cláusula prevista en la convocatoria que permitía adjudicar más de los 3.000 MW iniciales y se alcanzó la cifra de 5.037 MW. De ellos se adjudicaron 3.909 MW a instalaciones fotovoltaicas y 1.128 MW a parques eólicos.

Entre las dos subastas se adjudicaron un total de 8.037 MW de nuevas energías renovables distribuidos en 4.107 MW de energía eólica, 3.910 MW de energía fotovoltaica  y 20 MW de otras renovables. Los proyectos adjudicados tienen que estar finalizados para entrar en funcionamiento antes de 2020.

Satisfacción en el sector eólico, que cuenta con industria propia en España

Tras la primera subasta, la Asociación Empresarial Eólica (AEE) recibía con satisfacción los resultados y consideraba inversiones por encima de los 3.000 millones de euros y la creación de más de 30.000 empleos (directos e indirectos) durante el periodo de instalación. La eólica cuenta con industria propia en España para toda la cadena de valor, con más de 200 centros de fabricación.

La asociación aprovechaba para demandar una adecuada planificación energética para los próximos años, que considere las necesidades energéticas y de decarbonización del país a largo plazo y garantice un mix equilibrado entre las diferentes tecnologías. Demanda un calendario de subastas que vaya más allá de los objetivos de 2020, considerando  los compromisos internacionales en materia medioambiental (el Acuerdo de París de 2015 y los Objetivos de la UE a 2030) y los hitos necesarios para una correcta transición energética.

El sector fotovoltaico reivindica la importancia de la seguridad jurídica

Tras la celebración de la segunda subasta era la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) la que valoraba positivamente el resultado y destacaba el alto nivel de competitividad alcanzado por esta tecnología. Consideraba unas inversiones estimadas en 3.500 millones de euros, y la creación de un importante número de puestos de trabajo.

La asociación incidía en que las empresas españolas habían sido las principales adjudicatarias, y la potencia asignada era superior a la instalada entre 2007 y 2008, los años de mayor crecimiento del sector. También reivindicaba la importancia de la seguridad jurídica para facilitar el acceso a la financiación de los proyectos.

ANPIER considera sesgados los criterios de adjudicación de las subastas

No todo el sector ha recibido con la misma satisfacción las subastas.  ANPIER, la Asociación Nacional de Productores Fotovoltaicos, denunciaba, ya  tras la primera,  que el Ministerio de Energía, con el beneplácito del Gobierno, había adjudicado los nuevos proyectos bajo criterios sesgados que penalizaban cualquier pretensión de generación social.

Las pequeñas y medianas iniciativas se habrían quedado fuera, pese a ofertar con el máximo de los descuentos posibles, debido a que las condiciones establecidas en la convocatoria favorecían proyectos eólicos y fotovoltaicos de grandes dimensiones.

ANPIER denuncia que en base a ese criterio, los ciudadanos españoles quedan privados de poder absorber una parte de los ingresos del sistema eléctrico y quedan limitados a la compra de acciones de empresas del sector.

Acusa al Ministerio de practicar una política errónea en lo referente a la integración de las energías renovables en el sistema energético español, expulsando a las familias productoras, evitando la socialización de la generación de energía y ralentizando la entrada del autoconsumo. ANPIER considera que la estrategia en política energética del Gobierno se limita a garantizar que el negocio de la energía esté controlado exclusivamente por un reducido grupo de operadores.

Oriol Sarmiento

Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Galicia

Ingeniería de Verano, por Leopoldo Espolita – El Comercio

El Comercio, 6 de septiembre de 2017 – Trabajando en la industria asturiana durante más de 40 años, con un periodo en el nivel ingeniero técnico y otro en el de ingeniero y siempre sin fisuras en la colaboración profesional, ni confusiones de en qué lugar debe estar cada cual para el mejor provecho de la organización, acudo a este titular como consecuencia de algunas declaraciones realizadas en el transcurso de las jornadas que dedicó la Feria de Muestras a la Ingeniería Técnica Industrial los pasados días 10, 11 y 12 de agosto, por parte de sus más altos representantes colegiales y que, como ya es habitual todos los veranos, sueltan perlas en sus discursos que dan lugar a titulares como ‘Algunos ingenieros siguen estancados en el siglo XIX’.

Esto general malestar entre los profesionales de los dos niveles de la ingeniería industrial, profesionales que siempre se han caracterizado por un aprecio mutuo y colaborativo en el desarrollo de nuestra región. En primer lugar, tengo que felicitar al Colegio de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales por estas jornadas y por sus ponencias, que han resultado mu y útiles para ofrecernos una visión real de la situación presente y futura de los sectores de la industria y la energía asturianas.

También debo dejar claro que siempre ha existido colaboración y buen entendimiento entre los ingenieros y los ingenieros técnicos a la hora de tirar del carro de la empresa, de la organización y, en definitiva, del futuro de la región. No obstante, lamentamos que el máximo representante de los ingenieros técnicos, presidente del consejo de sus colegios (don José Antonio Galdón), deje siempre un mensaje generador de malestares entre profesionales que siempre se han apreciado y colaborado fielmente , cada uno desde su cometido.

Toda la vida han existido dos profesiones que se respetan, procedentes cada una desde planes de estudios eficaces y complementarios, y así se han aceptado por la sociedad, las organizaciones, las empresas y los estudiantes, siendo estos últimos precisamente a los que más debemos clarificar estos conceptos, pues tienen que decidir aportar esfuerzo según la profesión elegida.

Es posible que en su momento los legisladores no hayan tenido gran acierto en introducir el calificativo de superior en uno de los niveles de la ingeniería, quedando de esta forma un nivel como ingeniero superior y otro como ingeniero técnico , pero, una vez aceptado esto, debemos pasar todos a utilizar las denominaciones de la realidad actual, que lo son para la ingeniería industrial y para todas las disciplinas de estudios reglados (nivel Grado y nivel Máster) y descartar nombres populistas como lo de ingeniero superior e inferior que nadie utiliza, excepto este señor, máximo representante nacional de uno de los niveles de ingeniería industrial (el de Grado) y que solo genera discordia entre los profesionales y lo que es peor confusión entre los estudiantes.

Leopoldo Espolita (ingeniero industrial jubilado)

“Empieza a haber demanda de ingenieros y podemos encontrarnos con falta de ellos en cinco años”, por Oriol Sarmiento – Ideal Gallego

El decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia, Oriol Sarmiento, siempre fue un defensor de la profesión. Sin embargo, ahora la ve totalmente indispensable para llegar a la empresa 4.0.

El Ideal Gallego

Una de las cuestiones que están más próximas para el sector, es la Lei de Implantación Empresarial de la Xunta. ¿Cómo va el proceso?
Ahora mismo es un borrador de ley que creo que se va a aprobar en este segundo semestre del año. Lo que busca la Xunta, fundamentalmente, es la agilidad administrativa en el tema de la implantación de nuevas industrias en Galicia. También, de alguna manera, se pretende avanzar en las facilidades de financiación y de acceso a suelo industrial.

¿En este momento no hay espacio de sobra en muchos polígonos industriales?
Entiendo que quizá esté más centrado en las facilidades de implantación. En cuanto al acceso a suelo industrial no es tanto una cuestión de disponibilidad como de trámites administrativos.

¿Considera que si este proyecto sale adelante llegarán más compañías a la ciudad y la comarca?
Creo que sería una buena noticia porque la agilidad administrativa es fundamental para que un inversor se decida por un territorio o por otro para hacer esas inversiones. Lo que quiere un inversor, si toma una decisión, es que su industria pueda empezar a funcionar lo antes posible.

Sin embargo, se dice que A Coruña es una ciudad muy de servicios y de escasa industria.
Hay ese mito de que Coruña no es una ciudad industrial. En parte es cierto que es una ciudad de servicios pero existe una industria que a veces es desconocida o no es referencia. En Coruña hay una industria muy consolidada: está la refinería, Alcoa, SGL Carbón y hay empresas que todavía están creciendo mucho como Inditex o Estrella Galicia.

¿La ley tendrá un efecto llamada?
Esta ley tratará de agilizar los trámites y dar facilidades de pago pero, de alguna manera, lo que también quiere la Xunta es que los ayuntamientos se impliquen. El papel de los concellos va a ser importante, sobre todo a la hora de dar facilidades para la implantación en temas como los impuestos, el IBI…

Hace tiempo aseguraba que los ingenieros también habían sufrido la recesión. ¿Desde el Colegio notan ya la salida de la crisis?
Ahora empieza a haber demanda de ingenieros. Se nota esa reactivación e, incluso, me atrevo a decir que podemos encontrarnos con un escenario de falta de ingenieros industriales dentro de cinco o diez años. En estos años ha habido muchos profesionales que se han ido fuera y, además, estamos detectando que hay una falta de vocaciones técnicas en las escuelas.

La profesión se subdivide en muchas vertientes. ¿Hay algunas que tengan ahora más salida?
Estamos notando bastante demanda de ingenieros relacionados con la organización industrial y con la logística. Estos van a estar muy implicados en el cambio hacia las industrias 4.0. Realmente va a existir una demanda de ingenieros relacionados con ese tipo de industria desde un punto de vista multidisciplinar: van a ser los líderes de ese proceso de digitalización pero también especialistas de muchas de esas evoluciones tecnológicas que va a implicar el 4.0 relacionadas con el big data, la seguridad o la impresión en 3D, por ejemplo. Creo que también empieza a haber una cierta demanda de profesionales relacionados con la energía y los sistemas eléctricos.

¿Cuáles son los compañeros que han resultado peor parados?
Los que estaban relacionados con la construcción, ya sea directamente o bien como ingenieros estructurales o de instalaciones de protección contra incendios. Creo que en este campo todavía queda camino por andar.

¿Ha sido casi obligatorio reciclar la formación?
Sí, muchos se han reciclado y han encontrado trabajo. La gran virtud del ingeniero industrial con respecto a otros profesionales técnicos es precisamente su flexibilidad. Un ingeniero que antes de la crisis se dedicaba a la construcción ahora puede adaptarse, perfectamente, a cualquier otra especialidad.

De hecho, en su página web promocionan tanto la creación de una bicicleta como proyectos fin de carrera.
Realmente la profesión se caracteriza por dos componentes. Por un lado hay esa visión para liderar proyectos de diferentes materias y, por otro, una capacidad de especialización en tantísimos campos: la energía, la construcción, la electricidad, la mecánica, los materiales, la organización industrial o la logística. Digamos que la nuestra es una profesión muy amplia.

¿El Colegio ha sido muy activo a la hora de ayudar en la búsqueda de empleo a sus colegiados?
Sí, hemos trabajado en tres variables. En primer lugar está el tema del empleo en el que hemos querido tener un papel importante facilitando una oferta muy amplia a los colegiados. Los hemos puesto en contacto con empresas y aportado datos de aquellas compañías que recurrieron al colegio directamente buscando profesionales. Otras veces hicimos y hacemos llegar ofertas que hay en las redes después de organizarlas y canalizarlas, por ejemplo, a través de una newsletter semanal. También tenemos una guía pública de ingenieros industriales a los que se les pueden contratar servicios y una bolsa de profesionales para peritaciones de la Administración.

Hablaba de otras dos vertientes.
El tema de la formación complementa al empleo. Es uno de los servicios que más hemos desarrollado en los últimos años porque entendemos que los ingenieros tienen que estar formados continuamente, y más hoy en día con los cambios que se están produciendo. Nuestra vocación es convertirnos en referentes en formación técnica en Galicia. Tenemos una formación también abierta a los no ingenieros. En tercer lugar hay que destacar el networking o contacto continuo que promocionamos entre colegiados para que hagan negocios.

Ahora que se remonta en la creación de empleo, ¿la industria 4.0 puede destruir otro tipo de puestos laborales?
En Galicia se está avanzando en temas de 4.0, sobre todo, en temas de automoción y quizá en alimentación y en madera. Esto, en cuanto al tema del empleo, va a provocar un cambio imparable. Pero no se van a destruir empleos sino que se van a transformar el tipo de trabajos. Realmente las empresas van a demandar empleados con mayor cualificación y creo que los ingenieros industriales van a tener un papel determinante en la transformación de las industrias y en su gestión.
Esa nueva empresa de la que se habla, ¿lleva aparejado el componente sostenible o ese depende de otro tipo de compañías?
Independientemente de que estén relacionadas o no lo que sí es cierto es que es necesario un cambio de paradigma en la sociedad y en la industria relacionado con el medio ambiente. Frente a la economía lineal actual, que se base en producir y tirar, se va a ir hacia un modelo de economía circular en el que el residuo se va a convertir en un recurso. Por ejemplo, Inditex ya está haciendo eso con las prendas que se van a tirar: o se reutilizan como segunda mano con Cáritas o se convierten en fibras para hacer hilos nuevos. Esto es un ejemplo de economía circular y este modelo y la propia sostenibilidad del planeta van a ser completamente necesarios. Ahora se están rediseñando las cadenas de producción de las industrias y ahí los ingenieros tienen un papel importantísimo. El pasar de la economía lineal a la circular puede llevar a ahorros muy importantes.

¿Es un poco la filosofía que transmitió la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato?
Sí. Hace unos meses estuvo en el Colegio y nos habló del papel fundamental que tenemos en este proceso.



¿Quiénes forman el Consejo General?


21 COLEGIOS OFICIALES

Todos los Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales en España componen el Consejo General. Cada Colegio da servicio directo a los colegiados de una o varias provincias.

Puedes pulsar en el mapa sobre tu provincia para ir al colegio correspondiente.