“La digitalización, oportunidad y garantía de futuro”, por Miguel Iriberri

Diario de Navarra – 14 de abril de 2019.- Desde hace algún tiempo se está hablando de transformación digital y toda la repercusión que ello trae al conjunto de la sociedad y en particular al mundo de las empresas. Estamos asistiendo a una verdadera revolución en...
Ver la noticia

El título de Ingeniero Industrial es igual a efectos académicos que el Máster en Ingeniería Industrial

El Juzgado Central de lo contencioso administrativo ha estimado el recurso interpuesto por el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales contra el Ministerio de Educación y Formación Profesional, por considerar que el título de ingeniero...
Ver la noticia

CIBITEC 2019 – Congreso Iberoamericano de Ingeniería y Tecnología

Tras el éxito de la primera edición del Congreso Iberoamericano de Ingeniería y Tecnología (CIBITEC17) “La digitalización de la Industria”, la Asociación y el Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid  y el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, con...
Ver la noticia

La transformación digital, un tren en marcha

El decano del COIICV reflexiona sobre la Industria 4.0 Levante EMV – 24 de febrero de 2019.- Vivimos unos tiempos en los que la digitalización de nuestra economía ya no es una prioridad, sino una obligación, una necesidad imperiosa que afecta a todos los...
Ver la noticia

1949/2019 – Hoy cumplimos 70 años

El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales es el organismo rector que agrupa a más de 40.000 profesionales colegiados de toda España y representa a unos 100.000 ingenieros industriales. Igualmente representa a los 21 Colegios Oficiales que conviven en el territorio español. Más del 50 por ciento de los ingenieros españoles son industriales.

Durante el siglo XIX se produjo una necesidad imperante por fomentar y desarrollar la industrialización de la sociedad y, el estudio de la Ingeniería industrial, se constituyó en uno de los pilares lógicos de esa evolución. En 1889 se decide fundar la Asociación Nacional de Ingenieros Industriales (ANII). Su Junta Coordinadora se encargó de reunir los medios, esfuerzos y recursos para alcanzar la acción común de las diversas Agrupaciones Territoriales. Después de sesenta años, en 1949, se hizo público el Decreto Fundacional de los Colegios Oficiales de los Ingenieros Industriales. Con este nombramiento los ingenieros industriales ganaron la consideración de corporación de derecho público y se comenzó a exigir la colegiación obligatoria para el ejercicio de la profesión.

Como respuesta a las necesidades y a las transformaciones socioeconómicas, el nueve de abril de 1949 el Gobierno autorizó la constitución de los Colegios de Ingenieros Industriales mediante un Decreto del Ministerio de Industria y Comercio. Habían pasado 90 años desde la creación de las primeras cuatro escuelas de ingeniería en 1859 ubicadas en Barcelona, Sevilla, Vergara y Madrid, a esta última se le otorgó un nivel superior junto con la denominación de “Real Instituto Industrial”. Sin embargo, hasta 1957 no consiguieron la categoría de “Escuelas superiores”.

El Consejo General es una corporación de derecho público con personalidad jurídica propia. Su finalidad es tutelar de manera correcta el ejercicio de su profesión, haciendo de él un servicio al ciudadano mediante la garantía de sus derechos.

Se puede decir que, entre la multitud de tareas que desempeña, el Consejo General tiene tres funciones básicas que lo identifican. La primera es informar de los Proyectos de Ley o disposiciones -de cualquier rango- que se tenga que ver de manera directa con las funciones profesionales de los ingenieros. La segunda es establecer los criterios para la ordenación de la profesión y la tercera es la coordinación de toda la información que se produce en los Colegios.

Así, concretadas de manera concisa sus funciones básicas, se pueden determinar también como esenciales algunos de los objetivos que persigue el Consejo General:

  • mantener el liderazgo de los Ingenieros Industriales como uno de los profesionales más capacitados para desarrollar cargos y funciones de diferentes sectores.
  • velar por el correcto ejercicio de la profesión y hacerlo siempre en defensa de los intereses de los ciudadanos.
  • defender el prestigio y la influencia que esta titulación ha tenido a lo largo de la Historia, así como hoy en día.

Y 70 años después, seguimos poniéndonos a disposición de los ingenieros industriales y de la Administración del Estado y poderes públicos, con la misma pasión. Fue una revolución industrial la que motivó nuestro nacimiento, y ahora nos encontramos ante otra revolución industrial en la que los ingenieros industriales estamos posicionados como unos de los principales actores.

 

 

Sobre la pasarela del Labrit, por Miguel Iriberri Vega

El desmontaje precipitado de la pasarela, si se demuestra innecesario, estaría privando a la ciudad de Pamplona de una obra emblemática

3 de abril de 2019 – Diario de Navarra.- Mucho se viene discutiendo, opinando y polemizando sobre la pasarela del Labrit y desde diferentes puntos de vista como son la arquitectura, el diseño, patrimonio, mantenimiento y otros aspectos, argumentando desde distintas visiones las posibles soluciones, si bien, al parecer el Ayuntamiento de Pamplona, ha decidido el desmontaje y desmantelamiento de la pasarela.

Con el intento de aportar otra visión y planteamiento adicionales para las posibles actuaciones sobre la misma, se propone otra vía de solución que ayude a dar luz y actuar de una forma coherente y razonable para obtener un resultado adecuado.

La pasarela del Labrit es una estructura que se ha convertido en emblemática, premiada en numerosos foros por su atinado diseño arquitectónico y su integración en un entorno tan monumental como las murallas de Pamplona.

También constituye una importante obra de Ingeniería, atípica en sus planteamientos, con forma de ‘Y’ en lugar de puente de trazado recto, desafiando a la lógica establecida, con sus líneas completamente rectas, apoyada sobre entornos complicados como las propias murallas de la ciudad, esbelta y diferente de los puentes habituales que podemos ver en nuestro entorno.

Al parecer, esta pasarela adolece de algunas problemáticas que se han analizado con sendos informes encargados por el Ayuntamiento de Pamplona.

No se pretende ni mucho menos, en el presente escrito dictaminar u opinar sobre la capacidad técnica de los equipos que han analizado el funcionamiento y comportamiento estructural de la pasarela, ni del equipo redactor y director de su ejecución, entendiendo que ambos están perfectamente capacitados para estos cometidos, pero en cualquier caso, la toma de decisiones para el desmontaje y eliminación de la pasarela, entiendo está teniendo una visión bastante parcial por cuanto se está circunscribiendo al análisis técnico y de cálculos estructurales de dicha pasarela, sin contemplar otros aspectos de vital importancia cuales son la ejecución real de la misma y su evolución a lo largo de los varios años que se encuentra instalada.

Esta visión parcial basada fundamentalmente en los cálculos estructurales y tan divergentes e incluso antagónicos en ambos equipos técnicos, resulta incompleta y puede conducir a actuaciones erróneas e irreversibles.

Los cálculos estructurales, con ser fundamentales, no dejan de ser una aproximación más o menos adecuada como modelo físico- matemático al comportamiento resistivo de una estructura y evidentemente como en muchos campos de la técnica, existen diferentes posibilidades de aproximación entre la realidad y la teoría, siendo algunas de estas aproximaciones más conservadoras y otras más evolucionadas e incluso pudiendo ser también todas ellas válidas y aceptables, cumpliendo con la normativa vigente.

Por tanto, una primera propuesta, que entiendo razonable, sería la comparativa y diálogo técnico entre los equipos que realizaron el cálculo, diseño y ejecución de la pasarela y los que han realizado los informes sobre la situación actual de la misma, a fin de poder comparar los planteamientos del modelo teórico-técnico estructural y su adecuación al funcionamiento real de la pasarela.

Pero más importante y en este caso aun posible, es que dada la existencia física de la pasarela, se ofrece una oportunidad única de poder ensayar el modelo y su comportamiento real, ejecutando unas pruebas de carga y otras adicionales que se estimen necesarias, que nos proporcionen la información real sobre el comportamiento estructural de la pasarela, evidenciando si esta presenta las condiciones necesarias para ser puesta en servicio, reformarla en caso de que ello sea posible o retirarla si esta es la conclusión definitiva.

Dado que este último aspecto de demolición es el que se pretende actualmente, nada se pierde haciendo los correspondientes ensayos sobre el modelo real y además un coste muy pequeño, obteniendo una información absolutamente relevante que en ningún caso proporcionan los cálculos estructurales.

Este planteamiento, que tiene una visión global, nos permitiría dictaminar con mayor acierto sobre la bondad del diseño y los cálculos y también sobre la ejecución y comportamiento real de la estructura, evidentemente todo ello de manera independiente de las acciones que podría ser necesario en su caso realizar para un adecuado mantenimiento y puesta a punto de la pasarela.

Si se opta por esta vía propuesta, se estará previniendo de futuros conflictos que podrían presentarse posteriormente y cuya apoyatura estaría basada principalmente en planteamientos teóricos, habiéndose perdido la oportunidad única de obtener pruebas fehacientes sobre el comportamiento real de la pasarela del Labrit.

El desmontaje precipitado de la misma, si se demuestra innecesario estaría privando a la ciudad de Pamplona de una obra emblemática, causaría un severo perjuicio a sus usuarios y dificultaría la aclaración de las responsabilidades que pueden subyacer bajo la situación actual de la misma.

Por tanto, creo razonable actuar en consecuencia y analizar, con la prueba irrefutable que constituye la realidad de algo construido, las comprobaciones y soluciones necesarias, para si procede, volver a poner operativa la pasarela del Labrit y en caso contrario proceder a su desmontaje con las máximas garantías de que la decisión ha sido la correcta y adecuada.

Miguel Iriberri Vega
Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales
Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Navarra

La industria se merece una Consejería, por Luis Soriano

La industria está experimentando una rápida transformación y su importancia justifica que la política industrial tenga un lugar preferente en el debate público

Heraldo de Aragón – 29 de marzo de 2019.- La ‘industria 4.0’ está cambiando tanto nuestras empresas que no solo ha sido obligatorio adaptar la terminología, sino también un nuevo modelo.

El sector está dando el salto a ‘la nube’. Somos conscientes de esto cuando conocemos los nuevos conceptos que aparecen diariamente: fabricación aditiva, ‘bigdata’, ‘cobots’, ‘blockchain’, etc.

También, con la revolución en el modelo productivo y de comercialización en la automoción, con vehículos híbridos o eléctricos, con la conducción autónoma y, cómo no, con los nuevos sistemas de producción de energía y su almacenamiento, como las tecnologías del hidrógeno.

Todo eso es industria y el cambio lo vamos a sufrir y a disfrutar todos. Por ello, creo importante posicionar en la primera línea de nuestra política nacional el debate y la toma de decisiones de los temas industriales.

Hoy parece obligatorio mantener consejerías y ministerios específicos con un objeto preciso y que apliquen políticas de desarrollo, ordenación, control y seguridad industrial, que prioricen a las personas y la sociedad, frente a la propia industria y a la economía.

Aprovecho este espacio para solicitar que la agenda política contemple debatir, analizar y llegar a acuerdos en los temas que, según una encuesta reciente entre los colegiados, más preocupan a los ingenieros industriales.

  • En primer lugar, el equilibrio o, mejor, desequilibrio territorial de Aragón y la relación que las infraestructuras ejecutadas y por ejecutar tienen en este tema.
  • En segundo lugar, la política industrial como medidas de desarrollo y crecimiento que contemplen aspectos transversales irrenunciables: medio ambiente, energía, innovación, digitalización y la política energética que apoye la anterior y resuelva el reto de la transición hacia la descarbonización que estamos obligados a afrontar.
  • Y, por último, la necesaria simplificación administrativa y eliminación de trabas no necesarias que imponen algunas medidas o procedimientos y la obligada transparencia en los contratos y criterios de las licitaciones públicas, para eliminar sombras de duda acerca de las actuaciones de nuestra Administración.

Los cambios mencionados surgen a una velocidad que crece exponencialmente; y si bien es cierto que eliminarán algunos puestos de trabajo, estoy seguro de que también crearán un mayor número de empleos con una sólida formación tecnológica.

Ahí es donde debemos apostar por la formación en Ingeniería, esa que en los peores años de la crisis importaban los países que mejor han aguantado y superado la misma, esa que España se permitió el lujo de exportar y de menospreciar, al igual que lo hizo con el resto de la población activa española, empeorando sus condiciones laborales, lo cual fue una de las peores y pocas soluciones que se nos ocurrió improvisar para salir de la crisis.

En un debate político celebrado en la sede que el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja tiene en Zaragoza y en el que se habló de los retos de la ingeniería en la economía, la empresa y la sociedad, algunos de los candidatos para las próximas elecciones autonómicas y municipales coincidieron en la importancia que tienen los colegios profesionales y destacaron la necesidad de que la Administración trabaje junto a ellos para los temas técnicos.

Con los más de 2.200 colegiados que tenemos en el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja, vamos a seguir trabajando para que los políticos tengan en cuenta a nuestro colectivo.

Además, ofrecemos nuestro foro para los temas en los que somos expertos y en los que creemos que tenemos mucho que aportar.

Luis Soriano Bayo
Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja

El título de Ingeniero Industrial es igual a efectos académicos que el Máster en Ingeniería Industrial

El Juzgado Central de lo contencioso administrativo ha estimado el recurso interpuesto por el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales contra el Ministerio de Educación y Formación Profesional, por considerar que el título de ingeniero industrial es equiparable y produce los mismo efectos académicos que el Grado más Máster en Ingeniería Industrial.

Según la la Orden EFP/1015/2018, de 1 de Octubre (BOE de 3 de octubre de 2018), por la que se establecen las normas procedimentales aplicables a los concursos de traslados de ámbito estatal, ““los
concursos se resolverán atendiendo a los baremos de méritos […]” y se otorgarán tres puntos más por estar en posesión del título de Máster en Ingeniería Industrial”.

La asignación de estos puntos al Máster y no al Ingeniero Industrial quebranta los principios de igualdad, mérito y capacidad, produciéndose una discriminación del Ingeniero Industrial frente al Máster en Ingeniero Industrial y los artículos 23 y 14 de la CE y es por ello que el Tribunal ha estimado completamente el recurso interpuesto.

DESCARGAR SENTENCIA

 

Sentencia del TS: los ITIS no pueden acceder al Cuerpo de Ingenieros Industriales del Estado

Por segunda vez, ante un recurso de casación del COGITI, el Tribunal Supremo ha confirmado que los Ingenieros Técnicos Industriales no están legitimados para accecer al Cuerpo de Ingenieros Industriales del Estado.

Al tratarse la convocatoria de un cuerpo especial, se ha de estar a su disciplina específica y esa regulación propia requiere para acceder a él la titulación de ingeniero industrial, la de máster en ingeniería industrial o aquellas otras extranjeras que puedan ser reconocidas, pero no la de grado. Afirmando de nuevo que  “No hay, por tanto, exigencia de una titulación distinta a la que tradicionalmente se ha exigido para el ingreso en el Cuerpo de Ingenieros Industriales, la cual sigue siendo la misma: la que habilita para el ejercicio de la profesión de Ingeniero Industrial”

Con esta sentencia el Tribunal Supremo cierra la discusión sentenciando que los niveles de formación que acreditan los títulos universitarios no pueden ser distintos según se trate de acceder al empleo público o del ejercicio privado de la profesión.

DESCARGAR SENTENCIA

 

Anulada la marca que utiliza el COGITI

Se incluyen en el signo registrado notas de falsedad, generando así confusión y/o engaño

El Juzgado de lo Mercantil ha dictado sentencia sobre la demanda que este Consejo interpuso contra la marca nº 3.653.664 “COGITI Consejo General de Graduados en Ingeniería rama Industrial e Ingenieros Técnicos Industriales de España”.

DESCARGAR SENTENCIA

COGITI_logotipo_250px

Los argumentos utilizados por nosotros, y aceptados íntegramente por el Juzgado son los siguientes:

  • A abstenerse en lo sucesivo de utilizar la denominación “Consejo General de Graduados en Ingeniería rama Industrial e Ingenieros Técnicos Industriales de España” en cualquier forma, es decir tanto el signo denominativo como el gráfico.
  • Se ordene la cancelación registral en España de la marca nº 3.653.664 mediante la remisión del oficio correspondiente a la Oficina Española de Patentes y Marcas

Asimismo se les condena en costas.

El motivo fundamental es que genera error sobre la naturaleza de la titulación académica a la que se refiere y engloba; Tal y como señala el art. 4.5 de la Ley de Colegios Profesionales de 1974, “No podrá otorgarse a un Colegio denominación coincidente o similar a la de otros anteriormente existentes o que no responda a la titulación poseída por sus componentes o sea susceptible de inducir a error en cuanto a quienes sean los profesionales integrados en el Colegio…”.

No sólo no existe la titulación “Grado de rama industrial”, sino que además los colegios deben denominarse según la profesión a la que representan.

 



¿Quiénes forman el Consejo General?


21 COLEGIOS OFICIALES

Todos los Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales en España componen el Consejo General. Cada Colegio da servicio directo a los colegiados de una o varias provincias.

Puedes pulsar en el mapa sobre tu provincia para ir al colegio correspondiente.