Merece la pena estudiar Ingeniería y hacer comprender a las niñas que la Ingeniería cumple con una gran función social y humanitaria. Es la Ingeniería la que aborda, desde el progreso de la medicina y la ayuda a los países más desfavorecidos, hasta soluciones que cuidan del medio ambiente.

La Ingeniería Industrial mejora el mundo y la vida de las personas, y ahí es
donde confluye con la vocación inherente en las mujeres de cuidar y proteger. Hemos de trabajar para generar una visión de igualdad en un mercado laboral sostenible y de futuro.

El desarrollo de las nuevas tecnologías no puede dejar fuera a las mujeres y para ello es necesario que ellas estudien Ingeniería Industrial

Compartir en redes sociales